Deporte Local

Publicado en marzo 15th, 2018 | Por Editor

0

La U da el golpe en Brasil y vence a Vasco da Gama

Rompiendo la negativa racha de los equipos chilenos en copas internacionales, el elenco de Guillermo Hoyos rescató un heroica victoria en Río de Janeiro en su estreno por el Grupo 5.

En su mejor presentación del año, la Universidad de Chile consiguió un triunfo que le permite soñar en el arranque de su participación en la Copa Libertadores. El 1-0 ante Vasco da Gama refleja un resultado merecido para un equipo que casi no tuvo puntos bajos.

La tendencia indicaba que la U podía sufrir más de la cuenta en Brasil, especialmente porque el equipo de Ángel Guillermo Hoyos hace rato que no deslumbraba. Sin embargo, y pese a las ausencias que obligaron a reestructurar al equipo, la Universidad de Chile supo estar a la altura de un partido importante, ante Vasco de Gama, en el debut del torneo de clubes más trascendente de América.

En los primeros minutos los equipos propusieron un choque físico, disputándose cada pelota como si fuera la última. Con David Pizarro –incluso- participando en esa dinámica de refriega. La U no se amilanó ante un rival que intentaba asfixiarla, y menos ante un público que quería ayudar desde afuera a un equipo carente de ideas ofensivas.

La ausencia de Gonzalo Jara obligó el debut de Rafael Vaz, que aunque con muchas cosas por mejorar, aportó a la línea de tres en el fondo. El refuerzo, que cada vez que tocó el balón recibió el repudio de la hinchada local –por su paso de Vasco a Flamengo-, aprobó en su estreno, aunque con lo justo.

En la primera fracción la U controló el partido hasta los 30 minutos, instante en que Vasco se acordó que tenía la obligación de ganar por su condición de local. Sin embargo, la defensa de la U respondió en esos minutos de “agobio”. Pero en lo concreto, el mayor peligro en el arco Azul se generó a partir de un error en un despeje de Johnny Herrera, que terminó con un posterior centro que dio en el travesaño.

Por su parte, la U contó con dos buenas aproximaciones en la etapa inicial, que tuvo a Beausejour como en sus mejores momentos, aportando en ambas áreas y quitando balones imponiendo su sola presencia.

En ese correcto primer tiempo también destacaron Pizarro, tratando de administrar el balón con mucha inteligencia; Felipe Seymour, sacrificándose con su útil trajín; y Ángelo Araos, que probablemente jugó su mejor partido como profesional.
La U jamás sintió pánico escénico, y lo demostró al no conformarse con el empate, que considerando el panorama internacional del fútbol chileno, sonaba excelente. Los azules mantuvieron el orden defensivo y neutralizaron todo intento del Club de Regatas, salvo en una oportunidad en que Johnny Herrera confirmó su calidad, al contener un cabezazo que parecía gol.

Esa contención le dio el impulso necesario a un equipo que no merecía perder, porque cuatro minutos más tarde vino la jugada que le dio un triunfo histórico a la U, su tercera victoria en Brasil: Jean Boseujour le dio un pase con sus manos –porque fue un saque lateral- a Ángelo Araos, que con mucha personalidad se atrevió a girar ante defensas que no entendían lo que pasaba, y se animó a un remate rasante que pasó bajo la humanidad del arquero uruguayo Martín Silva (77´).

En un partido netamente físico, Vasco sintió el golpe directo en el mentón, y fue incapaz de pararse ante un equipo que no estaba dispuesto a resignar la victoria. Luego de la apertura de la cuenta la U jamás vio amenazado su triunfo: controló el balón y exhibió la experiencia de un equipo que nuevamente pareció copero.

La Universidad de Chile le dio oxígeno al fútbol nacional, con un triunfo que al menos permite soñar.


Sobre el Autor



Volver arriba ↑
  • Contáctenos / Servicios

  • Estamos en Twitter

  • Canal


Mostrar
Esconder